octubre 18, 2010

Suceso: Tipos

Aquel tipo era Yo.

Con los huesos y las avenidas asfaltadas de piel, esperaba la lluvia de cocos en pleno diciembre. La mina, en cambio, esperaba enterrada con la veta de oro pálido entre sus brazos/vientre.


Aquel tipo era Yo.


El que escuchaba sumiso las trovas que el comandante inspiraba, el mismo que ahora se siente obsoleto e inservible. La montaña, en cambio, se enternecía llena de huequitos y excavaciones que no eran más que síntomas inconfundibles de una infección de vacío.


Yo era aquel tipo.


Una especie
de daguerrotipo de carne hallado entre las pertenencias de algún soldado abatido por el fuego fraterno. La pradera, en cambio, se aplastaba seca y baldía, sembrada de cadáveres en todas las posiciones posibles que un médico forense pueda clasificar.

Yo era aquel tipo. El mismo que acabó estrellándose al suelo, despedido desde la cama de alguna tipa.

Dolcka
---------------------------------------------------------------------------------------------------