noviembre 18, 2008

Suceso: La primera Mujer

Te negaré tres veces antes del amanecer, te negaré tres veces antes de que cante el gallo. Te abrazaré treinta y tres lunas antes de tocar tus piernas, te abrazaré treinta y tres lunas antes de tocar tu nuca. Me enrollaré trescientas treinta y tres veces en tu lengua viperina, me enrollaré trescientas treinta y tres veces entre tus ojos hipnóticos.

Revolución, llegaré antes del amanecer.
Y aunque llegué contigo, una revolución haré sin tus brazos, una revolución haré sin tu hombría, una revolución haré sin ti.

Te cortaría dos veces los pies, te cortaría dos veces también el vientre. Te abandonaría veintidós veces antes que a la Luna, te abandonaría veintidós veces antes que a la vía láctea. Me olvidaría doscientos veintidós mares y lagunas tu rostro, cabello y perfume; me olvidaría doscientos veintidós mares tu rastro sur sobre la arena azul.

Revolución, pariría de pie si fuese necesario.
Y aunque tu semilla, una revolución daré a luz sin tu sombra, una revolución daré sin dolor, una revolución daré sin ti.

Te expulsaré una sola y unívoca vez de mi paraíso, te expulsaré una sola vez de mi compañía. Te reemplazaré once veces con una de mis costillas, te reemplazaré once veces con la ayuda del cielo. Me multiplicaré ciento once veces en la Tierra y maldeciré ciento once veces tu nombre: Lilith.

Dolcka
---------------------------------------------------------------------------------------------------

3 comentarios:

Pablo dijo...

Coño q letrósias bien Carlos. Pero coño q bien.

Edson H. dijo...

Nunca fui muy bueno para las matemáticas, pero creo que los números de la desdicha son demasiado grandes, no?

Albanella dijo...

Cuantificar, otra forma de racionalización.

Saludos :)