mayo 31, 2006

Patata al rostro

Cartas de un Fantasma con problemas existenciales:

Sr.Dolcka
Presente:
Patata al rostro

La tarde se ponía sobre mi, pesada y anaranjada. El sol durazno no tardaría en durar más, o talvez menos. Menos mal que yo me sentía un poco piña, este rostro había resistido una riña. El primer golpe lo esperé con satisfacción.

Me merecía... me merecía una disculpa, pero sólo siguió la disputa y un puntapie que vacunaba una vez más esta nalga huesuda y desnuda a su agresor. El grosor del dolor engordaba mientras yo empalidecía y decía algunos murmuros de dolor. Aún así, fue mi rostro el que marcaba el rastro para el siguiente golpe que se venía al galope.

No sé bien si en realidad la tarde anaranjaba o eran mis ojos los que sangraban aquella imagen. Mientras trataba de despejar aquella duda, no pude despejar la patada más majestuosa que jamás me habían dado ninguno o todos. Mi voz se transformó en el coro que al unísono y en ahogado grito cantaba.

Sentí el golpe tan cerca y sabroso.

- Vaya patata! Pensé.

La bota transportadora del dolor que al topar en potente colisión contra este rostro, rozó levemente los labios y llevé un poco de su sabor con mi lengua.

No había duda. La patada venía de una patata, y sin vénia más que el rojizo paisaje, dejó entre ojo.

Conde Lakieusfind.

mayo 08, 2006

Sientate a mi helado

Cartas de un Fantasma con problemas existenciales:

Sr.Dolcka
Presente:
Sientate a mi helado

Terca como Roma, odio tu nombre porque todos te conocen y nadie sabe quien eres, donde habitas, o que necesitas.

Deja que te muestre las estaciones, yo vivo en la estación del estado, tú vives en la estación del ser, yo estoy y tú eres, vives el testamento de tu propia vida, yo muero en el testamento de mi ajena muerte. Al leer esto te dirás.
- Este ser inútil y problemático vive obsesionado con la muerte. Y yo te digo.
- Este estado sublime y problemático muere obsesionado con la vida. Es mas, no tengo la verdad solo tengo la razón, para mi tú no eres una sola, eres varios seres que existen en un estado de ropas viejas y andrajosas quitandose entre ustedes para vivir el calor, para vivir el frío. Para los Hombres eres la solución, eres la verdad, eres la esperanza, ¿esperanza?, ¿para qué?, ¿verdad?, ¿de quién?, ¿solución?, ¿para qué?. Ven y sientate a mi helado, sientate a mi calor.

Amor escúcha, eres el resultado de los egos de cada una de esas mujeres y hombres, que creen que te conocen, eres la mentira para los otros y la verdad para los propios, sientate a mi helado, porque si de alguien escapo, es de tí. Te llaman Amor, pero no eres más que el deseo lujurioso de algunos, el egoísmo en su más grande expresión de otros, creen conocerte y solo algunos sabemos quien eres, la hipocresía de algunos, la ignorancia de otros. Sientate a mi helado corazón, y veamos a los mortales usándote y odiándome.

Conde Lakieusfind.